¿SABÍAS QUE EL AJO CONTIENE CIANURO?

por | Ene 12, 2017 | NUTRICIÓN, Sin categorizar | 0 Comentarios

Son muchísimos los productos naturales que contienen cianuro:

Verduras, frutas, algas, hongos, almendras, castañas, nueces, yuca, paltas, lentejas, brócoli, espinaca, maíz, patatas, ajos, huesos de ciertas frutas (ciruelas, melocotones), en las semillas de las manzanas, peras o uvas, en multitud de plantas, bacterias, insectos, ect… y los síntomas que provocan en nuestro organismo son: dolores de cabeza, cansancio, adormecimiento, pulso rápido, náuseas, piel enrojecida, vómitos, respiración dificultosa entre otros muchos.

En el ajo y en los demás productos mencionados anteriormente el cianuro se encuentra combinado con otros compuestos y, durante la digestión o la cocción, liberan ácido cianhídrico. Pero podemos prevenir esta intoxicación y hacer desaparecer el cianuro a tiempo. ¿Cómo?, muy sencillo, sólo con partir el diente de ajo, estando éste crudo, conseguimos liberar el cianuro líquido, el cual al entrar en contacto con el aire se transforma en gas y se evapora. Es decir que si nos comemos un ajo crudo y lo masticamos directamente estaremos envenenandonos lentamente sin darnos cuenta.

Hay que saber que en nuestro organismo se encuentran pequeñas cantidades de cianuro, por ejemplo en la orina, con un promedio de 0,3 ppm (partes por millón) y, si somos fumadores, se incrementa hasta unos 0,8 ppm.

AJO, SAL Y PIMIENTO

y lo demás… ¡ES CUENTO!

Todos hemos oído hablar de los beneficios que el ajo aporta a nuestra salud; refuerza el sistema inmunológico, previene enfermedades cardíacas, protege del cáncer e incluso te lo puedes aplicar en el cuero cabelludo para eliminar toxinas…

Gracias a más de 2000 sustancias activas, conocidas como aceites volátiles, el ajo combate más de 100 Enfermedades.

 

El Ajo fermentado conocido como “ajo negro” es más efectivo para combatir tipos concretos de células malignas, reduciendo el tamaño de ciertos tipos de tumores.

Si necesitas asesoramiento nutricional personalizado no dudes en contactar conmigo y estudiaremos tu caso.

Principales beneficios que tiene el comer “ajo crudo”

Posee una gran cantidad de vitamina B6 y vitamina C, de ahí su gran poder antibacteriano, y favorece la actividad inmunológica.

Es un poderoso antinflamatorio.

Gracias a sus antioxidantes, flavonoides y vitaminas previenen de la proliferación de infinidad tipos de células cancerígenas.

Su propiedades vasodilatadoras mejoran el rendimiento cardiovascular, la circulación, reducen el colesterol y regulan la presión sanguínea.

Algunas frases célebres sobre el Ajo

El Ajo además de ser protagonista en la gastronomía ha estado presente a lo largo de nuestra literatura, regalándonos anónimamente construcciones semánticas como estas.

 

"A quien ajo crudo come, y vino puro bebe, ni la víbora le puede"
  • Ajo curado y vino puro, suben el puerto seguro.
  • Del gaznate para abajo, todo sopas de ajo.
  • Al que trabaja y anda desnudo, ajo y vino puro.
  • Cosechas de ajos y melones, cosechas de ilusiones.
  • Hasta arrancar un ajo cuesta su trabajo.
  • Ni adobo sin ajo, ni campana sin badajo.
  • Obra a destajo, no vale un ajo.
"Ajo, cebolla, y limón, y déjate de inyección"

El ajo es un gran bactericida ya que sus activos hacen que la proliferación de bacterias sea muy reducida. También actúa contra diferentes tipos de hongos y virus reforzando a nuestro sistema inmune.

Consumir ajo crudo a diario reduce la posibilidad de sufrir resfriados, siendo este superalimento un gran aliado contra la gripe y las infecciones pulmonares. Por tanto puede reducir nuestras visitas al médico ya que funciona como estimulador inmunológico, antibacteriano, antiviral y con efecto antihongos.

“Ajo hervido, ajo perdido”

Durante la cocción se liberan varios compuestos beneficiosos como el ajoeno y la adenosina, que poseen cualidades anticoagulantes y reducen el nivel de colesterol.

El ajo, miembro de la familia de vegetales allium junto con otros superalimentos como las cebollas, las cebolletas, el cebollino y el puerro, es una de las plantas cultivadas más antiguas del mundo. Según multitud de fuentes, se creía que el ajo tenía cualidades sagradas y era colocado en la tumba de los faraones.